Translate

martes, 7 de enero de 2014

A, B, C...

Recién terminado el curso de Lengua 2.0 por la UNED, me apetece, por fin, emplearme a fondo para plasmar mi idea de cómo transmitirle el primer contacto con la lengua a l@s más pequeñ@s.

Una de las formas es cambiándoselo: 

Decirle "tete" en lugar de chupete

Decirle "brumm" en lugar de coche

Llamarle "guau-guau" al perro

Exprimirle a preguntas cuando señalen con el dedo el grito de "ahhh" mientras buscamos desesperad@s cual juego de "la búsqueda del tesoro" hasta que al fin adivinamos lo que nos quiere decir nuestr@ retoñ@...


PERO BUENO!!!

Hasta cuándo vamos a tratar a nuestr@s hij@s o a l@s hij@s de l@s vecin@s y/o amig@s como si fueran tont@s?!

Si le enseñamos a decir "tete", el pequeñ@ dirá "tete"

Si le enseñamos a decir "chupete", el pequeñ@, dentro de sus habilidades lingüísticas, dirá "chupete". 

Y poco a poco se irá superando a sí mism@, dándose cuenta, con nuestras alabanzas y aplausos, que va mejorando.

Esto es, amig@s, una de nuestras metas como seres humanos que vamos aprendiendo: el ir superándonos día a día.

Ni nosotr@s ni nuestr@s niñ@s necesitamos que nos traten como tont@s, acotando nuestras aptitudes y nuestras miras.

Podemos alcanzarlo todo, si nos lo proponemos y vamos a por ello; y en el peor de los casos, podemos disfrutar del camino andado para conseguirlo.

Pero lo que nunca, y repito, NUNCA se debería hacer, es levantarnos muros antes de ver lo que había al otro lado.

Empecemos por tratar a nuestr@s hij@s como lo que son, fuentes ávidas de conocimiento y de desarrollo, con un hervidero de neuronas listas para usarse y proceder a la poda de las mismas con el mínimo número posible de candidatas; ya que eso querrá decir que le dan uso a las máximas posibles.

No les cortemos las alas, NO SON TONT@S, NOSOTR@S L@S HACEMOS TONT@S!!. No les limitemos ya desde que vienen al mundo, sus ganas de querer crecer.

Dejémosles cometer errores de vocabulario, para corregirles y enseñarles, para que ell@s también vean que no todo se consigue a la primera.

Pero sobre todo, no les hagamos tont@s antes de que ell@s mism@s descubran lo inteligentes que pueden llegar a ser.

No seamos nosotr@s mism@s, de adult@s, l@s que nos quitemos nuestras propias ganas de volar, poniéndonos piedras en lugar de apartarlas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor sé respetuoso y veraz con tus comentarios.